ÉXITO - FRACASO Vs. APRENDIZAJE

Edison halló el funcionamiento óptimo de la lámpara de incandescencia en el intento cercano al nro. 2000, cuando descubrió el filamento de tungsteno.

Cuando le preguntaron, como pudo tolerar tantos fracasos, el respondió: ¿fracasos...?, fueron ensayos que me aportaron información útil para poder lograr mi objetivo.

Hoy gracias a esta actitud, entre otras cosas, podemos disfrutar de los beneficios de la iluminación eléctrica.

De lo anterior se desprende que podemos ver las cosas dentro de un “marco de éxito y de fracaso” o podemos verlas dentro de un “marco de aprendizaje”. 

Estas “tendencias” que operan en nosotros y que nos llevan a apreciar las situaciones de nuestra vida, ya sea en este caso: “con los anteojos internos del éxito o del fracaso” o “con los anteojos internos de la comprensión de un aprendizaje”, lleva implícita la posibilidad de que todos podemos “elegir” cómo “pararnos o identificarnos o asociarnos” y por ende cómo sentirnos frente a las diferentes situaciones que se nos presentan.

El vivir las cosas dentro de un “marco de éxito y de fracaso”, invoca muchas veces en nosotros un aspecto critico de nuestra personalidad, no menos válido, pero también a veces punitivo o castigador. Éste que se asocia con otros aspectos de nuestra personalidad como pueden ser el sometimiento a nuestros propios mensajes inhibidores o bien a una rebeldía que no nos lleva a ningún lado, en el peor de los casos, estableciendo formas de diálogos internos autolimitantes.

Algunos ejemplos de  este tipo de comunicación interna, podría ser:

- Ves, que no servís!!!

- Deberías dedicarte a hacer otra cosa!!

- De esto no vamos a vivir!!

- Mejor apostar a lo seguro!!

- Van a pensar que sos un tonto!!

- No valés!!

- Los demás son unos idiotas, que no comprenden!!

- Etc.

Cada una de estas “sentencias internas”, está avalada por aspectos propios que dan lugar a que estos mensajes tengan asidero en nosotros, en general de manera inconsciente, pero provocando un malestar, del que muchas veces nos cuesta salir.

Por otra parte, el ver las situaciones o las cosas dentro de un “marco de aprendizaje” invoca en nosotros un estado de apadrinamiento interno, que guarda en sí mismo y al menos, una mayor comprensión por los procesos, así como una mayor amorosidad que hace que nuestro camino hacia nuestras metas estén envueltas de una calidez que facilita y hace disfrutables nuestras experiencias. El adoptar una actitud de este tipo, exhorta a los atributos de un estado interno, al que se lo suele denominar nuestro: “patrocinio nutritivo” y nuestro “niño libre”,  y que son aspectos de nuestra personalidad que nos dan permiso para la aventura, la exploración, el juego, etc., y que están sustentados por valores como la libertad, la tolerancia, el autoconocimiento, etc.

Algunos ejemplos de  este tipo de comunicación interna, podrían ser:

- Es bueno experimentar, teniendo en cuenta como te afecta esto a vos y a tu entorno.

- Vos valés.

- Vos tenés y merecés un lugar en este mundo.

- No existen los fracasos, solo información útil, que me brindará mayores posibilidades de respuesta para otras oportunidades.

- Quien solo sabe usar un martillo tratara a todas las cosas como si fuesen un clavo.

- Etc.

Generalmente tendemos a apreciar la realidad desde una u otra de estas tendencias: “Éxito, Fracaso” u “Aprendizaje”. Por lo tanto sería conveniente ampliar nuestra apreciación de las circunstancias, reconociendo cuán lejos o cuán cerca estamos de nuestro objetivo “marco de Éxito o Fracaso”; al mismo tiempo considerar nuestro “estado actual” como un paso en el proceso que nos conduce a nuestro “estado deseado”. Por ende a este proceso lo denominamos “marco de aprendizaje”.

La PNL, observa estas tendencias entre muchas otras, en los Modelos de Estilos de Elección; así mismo los muestra como estados complementarios, que nos brindan la posibilidad sencilla de abordar puntos de vistas alternativos a aquellos a los que generalmente tendemos a adoptar.

Esta es una manera simple de reconocer y reconocernos en las tendencias a vivir la vida.

Te invito a que lo experimentemos.

Sergio Santillana

Mar del Plata, Diciembre de 2018

  Toggle navigation